Gráfico y estetoscopio

Importancia de la radioterapia con técnicas avanzadas en el manejo multidisciplinario de los tumores pediátricos

Experiencia en 34 pacientes tratados en el Centro Internacional de Radiocirugía y Radioterapia Oncológica (CIRRO) 2014-2020

Dr. Jackson Lio

  • Introducción

La palabra cáncer siempre ha sido catastrófica, para el propio paciente y familiares, más aún cuando se utiliza en un niño, quien muchas veces en su inocencia, enfrenta esta lucha como el más valiente de sus superhéroes.

 

Durante los últimos años se han alcanzado avances extraordinarios en cirugía, quimioterapia y radioterapia para el tratamiento de los pacientes con cáncer, no obstante, desde el punto de vista de la oncología radioterápica pediátrica, a pesar de existir protocolos, mejoras en la inmovilización del paciente, sedación, técnicas convencionales y avanzadas de irradiación, hoy día sabemos que retrasar el inicio de la misma, puede afectar la posibilidad de cura o calidad de vida del paciente. Por tal razón en CIRRO, toda decisión terapéutica de nuestros niños es tomada en un comité médico multidisciplinario.

La radioterapia es el arte de utilizar las radiaciones ionizantes para destruir las células malignas minimizando los daños al tejido sano. Son este tipo de radiaciones las que producen alteraciones biológicas al ocasionar daño en el material genético de las células tumorales, evitando su crecimiento y replicación.

 

  • Estadísticas del Cáncer Infantil

A pesar de que los avances en el tratamiento del cáncer infantil han incrementado la tasa de sobrevida en 5 años a 80% aproximadamente, el cáncer en niños en Panamá entre 0 y 18 años continúa siendo la segunda causa de muerte, posterior a los accidentes y enfermedades infecciosas.

La incidencia anual de cáncer en niños es de 186.6 por millón de niños. Aproximadamente 1 entre 285 será diagnosticado con cáncer antes de los 20 años.

En Panamá no contamos con un registro preciso de los casos de cáncer infantil tratados con radioterapia, sin embargo, según los datos del Hospital del Niño y de Instituto Oncológico Nacional, para el año 2019-2020, se presentaron poco más de 48 casos en menores de 18 años, de los cuales más del 50% lo representa los tumores del SNC y los tumores hematológicos.

RT pediatricos.png

Dependiendo de la histología y tratamiento recibido, los pacientes que sobreviven más de 5 años se encuentran en riesgo de recurrencia o progresión de su enfermedad. Por eso, es indispensable la valoración especializada por varias ramas de la oncología pediátrica para poder un tratamiento óptimo y a la vez seguro.

 

  • Datos y Resultados

En CIRRO contamos con personal médico, físico y de enfermería capacitado para el manejo integral de nuestra población pediátrica.

Del 2014 al 2020, se ha tratado 34 paciente de entre 2-19 años de edad, con la más avanzada tecnología en Panamá en caso de complejos con radiocirugía o radioterapia estereotáxica fraccionada.

porcentajes.png

Más de la mitad de los casos complejos pediátricos tratado en el centro, han sido pacientes de entre 7-19 años con malformaciones arteriovenosas (MAV) que han recurrido luego de cirugía o embolizaciones previas. 

Se ha realizado aplicación de una dosis de radiocirugía (13-21 Gy) en MAV menores de 3 cm, logrando una tasa de oclusión entre 89-94% en los primeros 2 años de seguimiento.

Los MAV mayores de 3 cm han requerido 3 o más fracciones de RT de 5-7Gy/fx con RT estereotáxica asociado a nueva embolización, logrando control de recurrencia a 2 años de seguimiento hasta de 90%.

 

Los meningiomas recurrentes a cirugías representan un 16% de los niños tratados entre 6-19 años en donde han sido tratados de forma segura y eficiente, con una respuesta de 93-95% libre de recurrencia a 2 años de seguimiento.

 

Los schawnnomas representan un 13% de los pacientes adolescentes tratados entre 14 a 19 años. Ha presentado control sintomático excelente de remisión de síntomas de hasta un 96% con dosis única de radiocirugía de entre 13-20Gy.

 

Hemos tratado tumores metastásicos de meduloblastomas, rabdomiosarcomas, nefroblastomas o tumores de Wilms, sarcomas de Ewing (9%), con buen control sintomático del dolor y en fracturas patológicas o compresiones medulares, reduciendo la dosis de mórficos a nuestros niños.

 

En recidivas de meduloblastomas, craneofaringiomas y cordomas refractarias a tratamiento quirúrgico o que han sido previamente tratadas con RT (re-irradiaciones) hemos tratado 3 pacientes han logrado remisión de su enfermedad y 4 casos han tenido la enfermedad estable en los 2 años de seguimiento.

 

  • Conclusión

El manejo multidisciplinario es imprescindible para lograr mejoría diaria en la sobrevida. El uso de las técnicas de irradiación modernas (radiocirugía y RT estereotáxica fraccionada), disminuyen considerablemente la probabilidad de aparición de efectos secundarios.

En CIRRO, procuramos que cada tratamiento pediátrico sea evaluado por un comité multidisciplinario para garantizar la eficacia y seguridad tanto al niño como a su entorno familiar.