Doctor que soporta la mano del paciente

AVANCES DE LA RADIOTERAPIA EN PEDIATRIA

Dr. Jackson Lio Gem
Radio-Oncólogo Pediátrico

Los progresos obtenidos en la segunda mitad del siglo XX en el diagnóstico, tratamiento y curación de las enfermedades malignas del niño y del adolescente constituyen uno de los logros más significativos en el campo de la Oncología y pueden asemejarse a otros múltiples logros alcanzados por la pediatría.

La Radioterapia constituye un procedimiento terapéutico que ha avanzado con gran eficacia en el tratamiento del Cáncer en todos los grupos de edad. No obstante, su aplicación en la infancia requiere una especial atención debido a sus potenciales efectos sobre los tejidos en fase de crecimiento y desarrollo. En los últimos años, se han producido importantes avances tecnológicos en el empleo de esta modalidad terapéutica, que permiten radiar de forma precisa el tumor, disminuyendo los daños a los tejidos periféricos.

 

Las dosis de radiación empleadas y la forma de administración dependen de la edad del paciente, la localización, el tipo y la radiosensibilidad del tumor. La existencia de enfermedades asociadas y el uso de otras modalidades terapéuticas, como la Quimioterapia y la Cirugía, también son definitivas a la hora de planificar la Radioterapia.


El tratamiento radiante es utilizado como tratamiento principal en determinadas ocasiones, dependiendo del tipo de tumor y su localización. En otros casos, resulta útil como tratamiento adyuvante o secundario a otras modalidades de tratamientos oncológicos: Cirugía y Medicina Oncológica (Quimioterapia, Inmunoterapia, etc.).

 

La Radioterapia también es utilizada con fines paliativos en los tumores infantiles. Se ha demostrado eficaz en el tratamiento del dolor que no responde a analgésicos, narcóticos u otros procedimientos. Las pautas de tratamiento son variables en función de la expectativa de vida del paciente, desde una sola sesión hasta tratamientos durante varias semanas.

 

Por último y no menos importante, la Radioterapia también es utilizada en situaciones de urgencia oncológica, como los síndromes de compresión medular o el síndrome de vena cava superior, aliviando de forma significativa los síntomas y mejorando la calidad de vida del paciente.

MODALIDADES DE LA RADIOTERAPIA

Entre los tumores pediátricos más frecuentemente tratados con Radioterapia en el Instituto Oncológico Nacional se encuentran los tumores del Sistema Nervioso Central, entre ellos el meduloblastoma y el neuroblastoma; además de tumores sólidos y hematológicos como el tumor de Wilms, rabdomiosarcoma y linfomas.

El objetivo fundamental de la Radioterapia es aumentar la dosis de radiación sobre el tumor y minimizar la que absorben los tejidos normales periféricos. Los avances tecnológicos y mayor conocimiento biológico sobre los mecanismos de lesión y reparación de las células de tejido normal y las células tumorales, han permitido obtener importantes mejoras en este sentido.
 

En los últimos años, se han desarrollado sistemas que permiten reducir la dosis de radiación sobre los tejidos u órganos sanos. Entre estas nuevas modalidades de radiación se encuentran la Radioterapia con Intensidad Modulada (IMRT), Arcoterapia Volumétrica Modulada – VMAT (también conocida como Radioterapia con RapidArc), y la Braquiterapia de Alta Tasa de Dosis.

La Radioterapia de Intensidad Modulada (IMRT) es una modalidad de tratamiento en tres dimensiones (3D), lo cual permite delimitar el tejido sano y tumoral de forma muy precisa. Es muy útil en determinadas localizaciones como en algunos tumores de tejidos blandos para evitar irradiar la médula espinal o la cabeza del húmero. Su papel también es fundamental cuando queremos evitar sobreirradiar determinadas estructuras de importancia próximas al tumor, tales como la cóclea, en el tratamiento de los tumores de fosa posterior, consiguiendo reducir hasta un 65% la dosis de radiación, y consecuentemente disminuir la ototoxicidad. Para tratamientos más conformados y precisos, se ha implementado la Arcoterapia Volumétrica Modulada (VMAT), que es una evolución de la IMRT que combina las ventajas de las técnicas de arco rotatorio y la IMRT con el fin de obtener complejas distribuciones de dosis con la mayor seguridad, en el menor tiempo posible. 

La Braquiterapia Pediátrica consiste en colocar sustancias radioactivas en contacto directo con el tejido tumoral con la finalidad de depositar dosis muy elevadas de radiación en el tumor. Presenta ventajas sobre la radiación externa en determinados tumores, como los rabdomiosarcomas pélvicos (uterinos vaginales o perirectales), los retinoblastomas (cuando el tumor es de pequeño tamaño, unilateral y con mínimo riesgo de enfermedad multifocal) o en los sarcomas de tejidos blandos de las extremidades inferiores, reduciendo las dosis de radiación en los cartílagos de crecimiento.

Otro de los grandes avances en la Radioterapia Oncológica Pediátrica ha sido la Radioterapia Conformada Tridimensional (TC3D) con TC, o Resonancia Magnética Nuclear (RMN) que permiten al radioterapeuta delimitar de forma precisa el área del tumor y las zonas de diseminación microscópica, evitando estructuras vitales y tejidos normales. Para la planificación de los tratamientos se utilizan técnicas de imagen como la tomografía de emisión de positrones (PET) o la resonancia magnética espectroscópica (RMS) y la posibilidad de fusión de imágenes PET-CT o CT-RMN para mayor exactitud en el tratamiento.

 

La Radiocirugía Esterotáxica es una alternativa a la cirugía invasiva. Funciona igual que otras modalidades de la Radioterapia y puede realizarse en una sola sesión, aunque en muchos casos es preciso un tratamiento fraccionado denominado Radioterapia Estereotáxica.

 

El Centro CIRRO, a la vanguardia de la tecnología,  cuenta con el avanzado sistema de tratamiento VARIAN Trilogy y Varisource que posibilita la realización de tratamientos complejos como IMRT , VMAT, Braquiterapia de Alta Tasa de Dosis (HDR), así como Radiocirugía Estereotáxica (Craneal y Extracraneal) para el beneficio de toda la población infantil panameña.