EL CÁNCER DE PRÓSTATA 

Abril 2021

El Cáncer de Próstata es la neoplasia maligna más común en hombres a nivel mundial y la segunda causa de muerte en paises desarrollados, superado solamente por cáncer de pulmón. Lamentablemente nuestra realidad local no es muy diferente a la ocurre a nivel mundial. El Registro Nacional del Cáncer de Panamá reporta al cáncer de próstata como la principal neoplasia maligna, anotando para el año 2009,  1028 casos nuevos y 307 defunciones a causa de este mal. Alrededor del 80% de los casos son hombres mayores de 60 años de edad por lo que es importante una atención y tratamiento oportuno para evitar sus consecuencias.

Actualmente el tamizaje para la detección temprana es controversial, por lo que se debe hacer solo a la población en riesgo (hombres entre los 50 a 69 años de edad), con expectativa de vida mayor de 10 años y se le debe explicar previamente al paciente los pro y contra que conlleva iniciar estos programas.  Fuera de este grupo de pacientes se debe indicar en casos individualizados como por ejemplo pacientes con factores hereditarios que lo predispongan a un riesgo mayor que el de la población general. 

El diagnóstico del cáncer de próstata en etapas tempranas o localizadas es frecuente y es en donde los tratamientos tienen mejores resultados. El cirujano urólogo es el especialista que aborda inicialmente el caso y le explica al paciente las alternativas de tratamiento que incluye: la cirugía conocida como prostatectomía radical y/o la radioterapia externa con o sin la terapia hormonal supresora. La quimioterpia tiene un papel muy limitado y se considera solo para el manejo paliativo de pacientes que no responden a la terapia hormonal supresora. 

Del punto de vista de la Radioterapia, los países más desarrollados a nivel mundial han mejorado sus equipos y técnicas de tratamiento con el doble propósito de dar dosis más elevadas de radiación radical a la próstata y reducir significativamente los efectos indeseables a órganos sensibles como la vejiga y el recto. Técnicas como la Radioterapia de Intensidad Modulada (IMRT) y la Radioterapia con RapidArc (VMAT), han mejorado significativamente las tasas de control local de la enfermedad y beneficio en supervivencia global con mejor calidad de vida basado en estudios de investigacion con nivel de evidencia tipo I. Desde el año 2013, estas modalidades de tratamientos están disponibles en el Centro Internacional de Radiocirugía y Radioterapia Oncológica – CIRRO, para beneficio de los pacientes oncológicos del país y de la región.

 
Escritorio del doctor